Tuesday, August 29, 2006

El enigma sobre el Amor de parejas y su resolucion de una vez y por todas

Este texto es una traduccion del libro de la autora Ayn Rand y su obra "Atlas Shrugged". Me tomé la molestia de traducirlo ya que me impactó de una manera impresionante, si alguien tiene mas impresiones de este libro excepcional pueden compartirlo.

El hombre que trata de reemplazar su mente al buscar productos mentales, ¿Quién es?

Este es el hombre que se odia a si mismo y trata de tener autoestima por medio de sus aventuras sexuales- lo que no es posible hacerlo, por que el sexo no es una causa, sino un efecto y esa expresión del sentido de ese hombre es su propio valor.

El hombre que piensa que la riqueza material y el dinero no tienen raices intelectuales y significado, ese es el hombre que por esta misma razón piensa que el sexo es una capacidad física la cuál funciona independientemente de su mente, de sus desiciones y de su código de valores.

Estos hombres piensan que su cuerpo crea el deseo y este deseo es el que toma las desiciones por ellos. "El amor es ciego"- dicen ellos el sexo es incapaz de ser penetrado por la razón y se burla de todo poder filosófico.

Pero, el hecho es que, la desición sexual del hombre es el resultado de las sumas de sus convicciones fundamentales.

Dime que es lo que un hombre encuentra atractivo sexualmente y te dire su filosofía de vida completa. Enseñame a una mujer con la que el se acueste y te diré como el se autoevalúa. No importa cuanta corrupción este ha aprendido sobre la virtud de la despreocupación, el sexo es el acto más egoísta de todos los actos, un acto el que no puede hacer por ningún motivo salvo su propio goze- solo piensa en tratar de llevar a cabo un acto de caridad sin importar tu persona- ese acto no es posible sin la degradación, solo en auto-exaltación, solo en la confianza de ser desado y ser valor de ese deseo. Siempre el se sentirá atraído a la mujer que refleje su vision profunda de sí mismo, la mujer que se rinda y le premita a él la experiencia- o que falsifique- ese sentido de autoestima.

El hombre que está orgulloso y seguro de su propio valor, deseará la mujer más alta, la más grande que pueda conseguir, es la mujer que él admirará, la más fuerte, la más difícil de conquistar- porque sólo la posesión de la heroína le dará el sentimiento de éxito y no la posesión de una puta sin cerebro.

Este no busca ganar su valor, este busca expresarlo. No hay conflicto entre los estándares mentales y los deseos del cuerpo.
Pero el hombre que se convence de su propia invalidez y bajeza se veré atraído a una mujer que el en realidad odia-porque ella reflejará el secreto de sí mismo; ella lo liberará de esa realidad objetiva que es un fraude, ella le dará un momento de ilusión de lo que es su valor propio y un escape momentáneo del código moral que lo maldice.
Observa el reguero horrible que los hombres hacen de su vida sexual, y observa el reguero de sus contradiccione, las que dicen ser su filosofía moral. Uno procede de otro.

El amor es la respuesta de nuestros valores más altos y no puede ser nada más; deja que un hombre corrompa sus propios valores y su visión de existir, deja que el profese que el amor no es acto de auto-placer sino auto-negación, que la virtud consiste, no en orgullo, sino en cogerle pena a los demás o tener debilidad y sacrificarse, que el amor más noble nace, no de la admiración, sino de la caridad, no en respuesta a unos valores, pero en respuesta a las fallas y este tendrá que partirse en dos.

Su cuerpo no le obedecerá, no responderá, le hará impotente hacia la mujer que el le profese su amor y se arrastrará a buscar el tipo más bajo de mujer (la morona superficial, que se ocupa solo de su físico sin emanciparse intelectualmente) que pueda encontrar. Su cuerpo siempre seguirá la última lógica de sus convicciones más profundas, si él cree que las faltas son valores, ha maldecido su existencia como malévola y solo atraerá el mal. Se ha maldecido así mismo y sentiré que la depravación es lo único merecedor de su disfrute. Se ha igualado la virtud con el dolor y sentirá que el vicio es el único placer. Entonces gritará que su cuerpo tiene deseos viciososlos cuáles no puede controlar, que el sexo es un pecado, que el verdadero amor es una emoción pura de el espíritu. se preguntará por qué el amor no le trae nada más que aburrimiento, y el sexo-nada más que verguenza.
Sólo el hombre que se exalta en la pureza del amor sin ningún tipo de deseo es capaz de depravarse para el deseo de no sentir amor.

Casi todas las personas estan divididas por la misma mitad, cuelgan de un lado o de otro, odian la riqueza material, el dinero, el éxito de la producción de este; son personas así que dicen ser idealistas, que no tienen emociones definidas para el significado de su existencia y sus virtudes. Son esas personas que lloran desesperadas por que no pueden sentir nada por la mujer que respetan y a la vez se encuentran atados a una pasión irresistible por una mujersuela de la calle, una mujer cualquiera de las que hay por ahí, que se pasa viendo novelas y hablando de bochinches y tratando de verse lo más bella posible en su mísero exterior, esa es la mujersuela barata parasitaria y ese es el hombre idealista.
El otro tipo de hombre es el que se le llama práctico, el hombre que odia los principios , las abstracciones, el arte, la filosofía, en su propia mente.

Este piensa que el obtener objetos materiales es la meta más importante de su existencia, espera que se le dé placer y se pregunta por qué mientras más tiene menos siente. El es el hombre que se pasa la mayor parte de su tiempo corriendo detrás de las mujeres. Observa el fraude triple que penetra en él. El no admitirá su necesidad de autoestima, por que le escupe en la cara a este concepto como código moral; pero siente que su propia inferioridad viene de la creencia de que él es un pedazo de carne. No admitirá, pero sabe que el sexo es una expresión física de los atributos y valores personales. Así que trata, por medio de movimientos sin efecto, de obtener lo que se supone sea su causa. Este trata de ganar el sentido de su valor propio y de la mujer que se le rinda y olvida que la mujer que el escogió carece de caracter, de juicio de estándares, de valores. Se dice así mismo que lo único que le interesa es el aspecto físico del placer; pero observa como se cansa de las mujeres en semanas o en una noche y que odia a las prostitutas profesionales; pero adora imaginarse que está seduciendo a una mujer virtuosa que haga una gran excepción para su beneficio propio. Este es el sentimiento de logro que busca y que nunca encontrará.

¿Qué gloria puede haber en la conquista de un cuerpo sin mente propia? Ese es el mujeriego
La mujer que se la pasa detrás de hombres es la que está detrás de la misma cosa que el hombre y que tambien vive sin un propósito fundamental, está detrás del deseo de ganar por su propio valor el puntaje y la fama del hombre aquién conquista. Lo único es que es más falsa por que el valor que ella busca ni siquiera es un hecho actual sino una impresión que quiere darle a otras mujeres para causar envidia. ¿Pero que literalmente ellas deseán sin pretender lo esperado? ¿La falsedad que se esconde en la naturaleza de sus deseos? ¿Desean acostarse con hombres por el mero hecho de hacerlo? No serían capaces de ser tan reales y tan honestas. Lo que quieren es que se les alimente su vanidad y el hombre sabe bien como alimentar a ese tipo de mujer.

2 comments:

Ilyli said...

Hola...he estado esperando por tus escritos, que me gustan mucho...como te dije, eres alguien que tienes cosas que decir...me pregunto si al hablar del hombre, te refieres no al genero, sino al plural de la humanidad, hombres y mujeres por igual, alejados de las preferencias individuales... supongo que hombres y mujeres podemos comportarnos o aceptar conductas como las que mencionastes en tu escrito, todos por igual, podemos escojer la pareja y tomar desiciones sobre el amor, por igual...entonces, sigue habiendo enigma? o es todo mas sencillo de lo que parece???

Ojcar said...

muy interesante este escrito también, habré de decargarme el libro! jaja